.:: Blog de Matías Alonso ::.

Bitácora personal con inquietudes ciudadanas

Inicio » Sin ánimo de ofender

Sin ánimo de ofender

Han pasado las elecciones municipales y autonómicas y casi todo sigue igual. Pero menos. Como siempre, los dos partidos mayoritarios han ganado y el PP piensa que su triunfo, en número de votos, en estas pseudoprimarias le garantiza el vuelco electoral en los próximos comicios generales, sean en otoño, como se rumorea, o en la primavera, cuando toca.

En Cataluña el partido vencedor ha sido el PSC, aunque ha sufrido un notable retroceso en Barcelona, donde ha perdido fuerza el tripartito sempiterno. En esta comunidad el varapalo se lo ha llevado Ciutadans – Partido de la Ciudadanía, que pese a haber obtenido trece concejales en nueve ayuntamientos, incluyendo una alcaldía con mayoría absoluta en una pequeña localidad de la provincia de Lérida, se ha quedado sólo a 4.500 votos de conseguir representación en el consistorio barcelonés. Precisamente en Barcelona ni siquiera se ha alcanzado el 50% de participación ciudadana en la elección de sus representantes municipales; otra prueba más del hastío ciudadano por la política actual.

De las declaraciones inmediatas de los responsables políticos valorando los resultados, me he quedado con la del inefable Pepe Blanco, secretario de organización del PSOE, quien antes de la medianoche ha dejado claro que «UPN ha perdido la alcaldía de Pamplona». Esta declaración parece dejar claro el pacto preelectoral del PSN (PSOE) con Na-Bai y ANV (Batasuna), imprescindible para conseguir apartar de la alcaldía a la fuerza mayoritaria, por mucho, que representa la candidatura liderada por Yolanda Barcina.

Este hecho se sitúa en el contexto del aspecto más dramático de estas elecciones municipales, cual es el retorno a las instituciones democráticas del entorno de la banda terrorista ETA, gracias a la política condescendiente del Rodríguez Zapatero al frente del gobierno de España y de la secretaría general del PSOE. Ya están aquí y se dejarán notar, como lo han hecho antes y durante el proceso electoral, con sus amenazas y agresiones a los demócratas, como corresponde a su verdadera condición de filoterroristas y totalitarios.

A Pepe Blanco sólo me queda decirle que, caso de confirmarse lo que dejaba entrever en sus manifestaciones antedichas, al carota se le habrá caído la careta. Eso sí, sin ánimo de ofender… ni de comulgar con ruedas de molino.

Matías Alonso

Nombre del autor

Nombre: Matías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>