.:: Blog de Matías Alonso ::.

Bitácora personal con inquietudes ciudadanas

Inicio » El fascismo y la España rota

El fascismo y la España rota

El mundo al revés, podría haber titulado. Esta es la herencia de sólo tres años de desgobierno disfrazado de pseudoprogresía, más pendiente del glamour y de lo políticamente correcto, es decir de la alienación y de la negación completa a la crítica, máxime a la autocrítica, que de la gestión de los asuntos públicos con las miras puestas en los intereses reales de los ciudadanos y en el bien común.

De nuevo ha aparecido la corrupción en las más altas esferas, algo que empieza a ser peligrosa costumbre en los gobiernos socialistas. De no ser así, ya estaría en manos de los tribunales. Pero Conthe ha avisado: “cuando ves una cucaracha, debes pensar que a lo mejor no está sola”. Este gobierno, que prometió llevar la verdad por delante, parece estar instalado en la mentira. Cada vez que ZP niega, afirmando con rotundidad que es “falso de toda falsedad”, más bien parece “verídico de toda veracidad”.

Ayer, 9 de mayo, se ha repetido un episodio de ataque fascista en nombre del supuesto “antifascismo”, de la cuerda de los partidos de corte totalitario que conforman la Entesa de Progrés (manda narices) instalada en el Palau de la Generalitat. Ahora el enemigo a batir es Ciutadans, y los esbirros subvencionados hacen acto de presencia en sus actos políticos con insultos y agresiones. Temen a Ciutadans porque deja al desnudo sus vergüenzas y porque vienen dispuestos a asentarse como el único partido político capaz de aglutinar a la ciudadanía en un esfuerzo común por llevar a cabo las políticas que realmente interesan, al margen de cualquier sentimiento identitario, rancio y anquilosante.

El desgobierno de Rodríguez Zapatero ha llegado más lejos que nadie: ha venido sembrando la crispación a lo largo de estos tres años, y sigue con el estribillo de la Guerra de Iraq, que entona machaconamente como único recurso para tapar sus vergüenzas; ha hecho dejación expresa de su deber de salvaguardar los intereses de la ciudadanía y de velar por el cumplimiento de la Ley permitiendo la presencia, de nuevo, de ETA y sus prosélitos en las instituciones de representación municipal del País Vasco y Navarra; no ha tenido el más mínimo pudor en finiquitar el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo y en tergiversar y manipular, en supuesto provecho propio, la Ley de Partidos; ha abdicado de la soberanía nacional, intentando la reforma de la Constitución por la vía de los nuevos estatutos de autonomía; ha manoseado, probablemente en busca de intereses espurios, la libertad de mercado; ha colocado a sus candidatos a espaldas de su propio partido y, lo que es peor, en contra de los intereses de su propio partido (caso Sebastián, en Madrid).

Y el fascismo, el de verdad, el que impide el libre ejercicio de la política en muchos pueblos y ciudades de España, cabalga de nuevo. Siempre con la mirada puesta en la II República, en la que ZP encuentra sosiego e inspiración sin par. Aquella república que dio paso a uno de los episodios más negros de la Historia de España.

Matías Alonso

Nombre del autor

Nombre: Matías

Un comentario en «El fascismo y la España rota»

  • No olvides que si aquella II República dio paso a uno de los episodios mas negros de la Historia de España, no fue culpa de la República(que es lo que parece ser que quieres insinuar). La culpa fue de los traidores. De los que juraron lealtad a un sistema que luego traicionaron, levandose por delante en su traición a todo el que que pudieron. Ya se la respuesta a este comentario. Ante la misma digo que no es lo mismo atacar que defenderse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>