.:: Blog de Matías Alonso ::.

Bitácora personal con inquietudes ciudadanas

Home » No hay lugar para la ira

No hay lugar para la ira

El mapa institucional ha cambiado significativamente tras los comicios del 24M y seguirá cambiando en los próximos días y semanas. Acabamos de asistir a la constitución de los nuevos consistorios y está pendiente el cierre de las negociaciones que alumbren los distintos gobiernos autonómicos. El otrora azul dominante ha perdido fuerza como consecuencia de la importante merma de apoyos electorales. Tampoco el rojo resplandece, por la pérdida notoria de votos sufrida.

Puede discutirse la oportunidad de los acuerdos que están conformando el nuevo mapa. Considerarlos o no oportunos depende con frecuencia del cristal, rojo o azul, con que se mira. El anhelo de cambio, si no mayoritario cuando menos significativo, ha tenido mucho que ver con el resultado electoral. Está por ver dónde y hasta qué punto se produce ese cambio por muchos esperado.

Los dos partidos mayoritarios han leído el resultado siguiendo los postulados de la vieja política, sin tener en cuenta la percepción creciente de que el cambio necesario es mucho más que apartar a unos para que se pongan otros. En su intento de minimizar daños se han mantenido fieles al escenario habitual, entendiendo pactos y acuerdos como instrumentos para mantener cuotas de poder. Especialmente el PSOE que, una vez más, ha mostrado su incoherencia y ha buscado muletas capaces de dejarle cojo de por vida.

En ese escenario, Ciudadanos ha querido propiciar el cambio desde la sensatez siguiendo tres ejes fundamentales: regeneración democrática, recuperación económica y cohesión social. Anteponiendo la coherencia y la gobernabilidad, en defensa del interés general, por delante del mero interés partidista.
Algunos lo entienden e incluso lo aplauden. Los hay que ven apropiado un acuerdo en Andalucía pero reniegan del equivalente en Madrid. O viceversa. Otros, nuevos con ideas viejas, muestran su intolerancia reaccionaria frente al Ayuntamiento de la capital. Pero la mayoría sabe que nuestro sistema democrático está consolidado. Y que tenemos que defender la igualdad, la solidaridad, la justicia y la libertad. No hay lugar para la ira.

Matías Alonso

(Publicado en ABC el 17-06-2015)

Name of author

Name: Matías

2 thoughts on “No hay lugar para la ira

  • JUAN MANUEL DEL PINO

    <>. Esta frase, mensaje, sentencia, bien puede ser una enseñanza, un punto de partida, una atalaya desde la que vislumbrar la meta, allá lejos en el horizonte de nuestra nueva etapa política; siempre y cuando consideremos como novedoso el ancestral y bien arraigado deseo de poder entre nuestros gobernantes. Como bien dices, Matías, hemos asistido al vergonzante espectáculo del “aquí todo vale con tal de repartir” que nos ha mostrado un partido de la grandísima talla moral e histórica como el PSOE, cegado además por el estrecho horizonte de retirar del gobierno municipal y autonómico -por más que les pese- a quienes fueron democrática y mayoritariamente elegidos por la ciudadanía. El PP ha recibido un durísimo y bien merecido castigo, pero la forma en la que se le ha infligido no ha sido justa. Estoy contigo en que Ciudadanos ha dado una lección de gallardía y sensatez política al renunciar a cotas de poder personal y partidista en aras de la gobernabilidad, la justicia y el interés general. Gracias por recordárnoslo y por no dejar lugar para la ira.

  • Jose Carlos Núñez

    La coherencia mantendrá las fricciones con los extremos en equilibrio. Buen artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>