.:: Blog de Matías Alonso ::.

Bitácora personal con inquietudes ciudadanas

Home » Garantía de cambio

Garantía de cambio

El año electoral por antonomasia, la niña bonita del siglo XXI, tiene una primera cita este domingo en Andalucía. La única Comunidad Autónoma que, desde que recuperamos la democracia, ha tenido siempre gobiernos del mismo color político, en solitario o en coalición. Treinta y tres largos años en los que la Junta de Andalucía ha seguido los dictados del PSOE, sin apenas distorsión. Las cuotas de poder socialista sólo se han visto turbadas por el PP en las principales ciudades andaluzas y su dominio en algunas diputaciones, como la de Cádiz.

Estos días de campaña, en las que he podido compartir el esfuerzo por el cambio del candidato de Ciudadanos a presidir la Junta, he visto con mis propios ojos las ansias de cambio que hay en Andalucía. Y si hacemos caso a los sondeos electorales, algunas cosas van a cambiar. Por primera vez, dos fuerzas políticas de nuevo cuño entrarán con fuerza en el Parlamento andaluz. De nuevo cuño pero de distinto molde, quede claro. Pero que, en cualquier caso, harán que entre aire fresco en la principal institución autonómica.

Leyendo las encuestas, a muchos analistas y a los viejos partidos que tradicionalmente se disputaban el reparto de poder se les han encendido las alarmas. Ni el PSOE ni el PP obtendrán la mayoría absoluta. Resultado que invocan y ansían para seguir como de costumbre, sin rendir cuentas más que a los dirigentes y a los intereses de sus respectivos partidos. Partidos que no han tenido empacho, durante la campaña que ahora acaba, de blandir la experiencia de gobierno como garantía de utilidad para los andaluces.

Pero los datos son los que son: 33 años de gobierno socialista han contribuido, de forma sangrante y escandalosa, a que la situación económica, el excesivo paro y la precariedad en el empleo hayan mermado la calidad de vida de los andaluces y que Andalucía siga en una senda divergente respecto a otras comunidades españolas con potencialidades similares. Se puede decir, por desgracia, que la Andalucía resultante de tres largas décadas de gobierno socialista no ocupa el lugar que podría y se merece en España.
Urge el cambio. Hace falta aire fresco en las principales instituciones de Andalucía. En el Parlamento y en el gobierno de la Junta. Y ese cambio necesario no vendrá de la mano del otro partido viejo, de un PP que ha sido incapaz de influir, en este tiempo, en las acciones de gobierno que nos han traído hasta aquí. Un PP que esgrime, ante los indecisos, un hecho incontestable: el candidato de Ciudadanos a presidir la Junta de Andalucía ha pactado con el PSOE en el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda. Y apoyan su argumento con una mentira colosal: Juan Marín pactó con el PSOE para arrebatarle al PP la alcaldía que le correspondía por ser “la lista más votada”. En las elecciones municipales de 2007, en las que el PP perdió el gobierno de Sanlúcar, la lista más votada fue la del PSOE que se quedó a 2 concejales de la mayoría absoluta y dobló sobradamente los resultados del PP.

Voy a hablar de esas elecciones municipales en Sanlúcar de Barrameda. Lo haré para que se entienda qué representa también el PP y lo que realmente significa cambio. La ex alcaldesa popular, con el beneplácito de sus superiores jerárquicos en la organización del PP en Andalucía, Javier Arenas y José Loaiza, apoyó su campaña electoral en el sorteo de un dormitorio de caoba entre los sanluqueños que visitaban junto a Laura Seco el piso-piloto de una promoción VPO del Ayuntamiento que gobernaba. La Junta Electoral impidió el desaguisado, desautorizando a la dirigente popular en unas elecciones que los sanluqueños recuerdan como “las del piso-piloto”.

Cuando Juan Marín puso a Ciudadanos Independientes de Sanlúcar, cuarta fuerza en el municipio a sólo 1.500 votos del PP, a disposición del nuevo gobierno municipal, el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda tenía una deuda de más de 103 millones de euros y a 5 días de tener que hacer frente al pago de las nóminas de los empleados municipales contaba con un líquido de poco más de 300 euros.

Hoy el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda, gracias a la gestión del equipo de Ciudadanos dirigido por Juan Marín, tiene sus cuentas completamente saneadas y es un ejemplo de eficacia y eficiencia en la provincia de Cádiz. Y es que si algo representa Juan Marín y la candidatura de Ciudadanos que encabeza es precisamente eso: garantía de eficacia y de eficiencia en la gestión, en beneficio de todos los andaluces.

Este será sin duda el año del cambio. Un cambio al que temen tanto PSOE como PP. Y Ciudadanos, de la mano de Juan Marín, es garantía de cambio.

Matías Alonso

(Publicado en La Voz Libre el 20-03-2015)

Name of author

Name: Matías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>